10 años de la Ley de Víctimas y Restitución de Tierras.

Compartir en redes sociales:

La Ley de Víctimas y Restitución de Tierras se implementó de manera gradual su vigencia data a partir del 10 de junio de 2011, lo que significó que las víctimas accederían a los programas por etapas, de acuerdo al grado de vulnerabilidad.

Durante estos diez años ha habido unos mecanismos de ley que ha unificado el criterio de víctimas, balance que ha sido positivo en la transformación de la realidad social frente al conflicto armado, además en este tiempo se ha logrado la financiación para 9 millones de victimas donde inicialmente fue pensado para 3 millones.

Planes, programas y proyectos específicos para la atención en el restablecimiento de derecho de las víctimas que tiene una línea de reparaciones individuales, ya que cada víctima tiene derecho a una reparación según el suceso.

En estos 10 años se logró reparar un número superior a un millón setecientas víctimas y se implementó algunos planes, además esta ley ha sido prolongada por otros diez años con un complex nacional que permite la posibilidad de gestión de aliados para cumplir los objetivos para poder direccionar los recursos con unas metas específicas.

En este lapso se ha hablado de 16 curules para las víctimas, pero que lastimosamente dejaron en orfandad muchas zonas del país que donde igual o peor se suscitaron efectos del conflicto armado.

La reparación integral a las víctimas implica no solo una indemnización monetaria o la restitución de algunos bienes, sino un acompañamiento del Estado en materia de educación, salud, vivienda, programas de empleo, entre otros, así como acciones donde ellos se dignifiquen.

La Ley ampara no sólo a quienes sufrieron desplazamiento forzado, despojo o abandono forzado de tierras sino también homicidio, secuestro, tortura, desaparición forzada, reclutamiento de menores, minas antipersona y delitos contra la libertad sexual.

En estos próximos 10 años se espera que se pueda avanzar en esta reparación, además de que las comunidades se empoderen y puedan crecer juntos en un mismo territorio.

Compartir en redes sociales: